Volver

He vuelto porque te necesitaba. Porque necesitaba sentir de nuevo el placer que produce jugar contigo a decir lo que pienso, lo que siento. He vuelto porque sin ti me sentía vacía, porque una parte de mí se durmió contigo. He vuelto porque casi te había olvidado. He vuelto para encontrarme contigo como lo hacía siempre. Porque dejé de sentir el placer de parecer libre, y quiero sentirlo de nuevo.

Y, aunque pienso que he sido yo la que he vuelto, en cierto modo, también has vuelto tú…como ha vuelto ya septiembre. Y, como septiembre, has vuelto, para poner orden al alocado verano que hemos vivido. Para retarme, para saber si soy capaz de volver a la rutina; para analizar qué pensaba mientras dejaba de lado mis responsabilidades contigo. Has vuelto, como septiembre, para hacerme dudar, para darme el gusto de saber que es quitarme las ganas y devolvérmelas. Has vuelto, como septiembre, para arrancarme las hojas marchitas que darán lugar a unas nuevas en primavera, llena de colores, llena de letras.

Pero sobre todo, has vuelto para recordarme que era yo quien debía volver, porque olvidé que la vida era como una hoja en blanco, y recordé, de repente, que para ser feliz, sólo tú puedes escribirla. He vuelto para quedarme…o eso creo…