Gloria

Gloria Perdición

Y una vez más me niegas la gloria que no sé por qué coño busco en ti ahora continuamente. Esa gloria que me está asfixiando y que puede matarte a ti también en cualquier momento, sin saberlo, poco a poco. Esa gloria egoísta que me aturde. Esa gloria para la que nunca fuiste creada pero que yo, aún sabiéndolo siempre, busqué sin querer desde el primer momento…

Pero, ¿Qué me pasa joder? ¿Qué me pasa ahora contigo? ¿Porque este absurdo afán de ti ante el mundo si siempre nos fue muy bien a escondidas, casi a hurtadillas, por este discurrir de la vida sin sentido, a veces casi de locos? ¿Por qué esas ganas malditas que me hunden de gritarte ahora a los cuatro vientos? ¿Eres tú quien me empuja a ello o soy yo quien perdí los modales contigo?

Me siento desnuda, desnuda y débil ante el espejo de tu alma; martirizándome al pensar que no debería, quizás, pedirte tanto. Puede que no sea buena para ti, que deba, quizás, marcharme de tu camino pero ¿Por qué no me dejas entonces? ¿Por qué no dejo de pensarte continuamente? ¿De seguir queriendo llegar a la gloria entre tus brazos?

¿Dónde quedaron nuestros ratos de humildad junto a la playa? ¿Nuestras caricias inocentes?¿Nuestras palabras, sin más, para ser libres?¿dónde quedó ese tú sin condiciones?¿Ese yo sin avaricia?

Y de nuevo hoy, mientras alzo la pluma contigo tras otro fracaso a tu lado, me consuelo con la magia que me robas cuando quieres, pero me das siempre que necesito. Y pienso… que me estás volviendo loca.

Y es entonces cuando llega el silencio. El que nunca sabes si esta vez será eterno. Y te vas…pero sé que no te vas, porque al final siempre vuelves. A hacerme buscar contigo de nuevo la gloria que volverás a negarme. Porque puede que esta sea tu particular forma de que te busque siempre, para hacerme sentir viva. Porque puede que esa sea mi condena…o mi eterna salvación ante esta vida, ¿quién sabe? O porque puede también que la gloria de la que hablan no exista, y viva, por siempre, persiguiendo este fantasma como castigo…

Deja un comentario